5 técnicas para una gestión de emociones eficaz

5 técnicas para una gestión de emociones eficaz

¿Te enojas fácilmente?, ¿Tienes muchos conflictos con las personas que te rodean? Tal vez en el trabajo, la casa, con la familia, los amigos…, ¿crees que todos están en contra tuya?, ¿sabes cómo te sientes y por qué?

Ante estas situaciones donde parece que todo el mundo está en contra de tu felicidad, hay dos opciones; le pides a la gente que cambie porque no te gusta como son y esperas a que lo hagan, o te haces responsable de lo que te toca a ti y te transformas para ya no ser parte de eso.

Aceptémoslo juntas, para que haya un conflicto se necesitan 2 personas, así que la invitación de hoy es que salgas de esa dupla que solo alimenta el descontento y enojo en tu vida. Quiero mostrarte algunas herramientas que me han ayudado a hacerme responsable de lo que siento sin meter a otras personas, de esta forma, puedes obtener una estabilidad emocional que no es pasajera porque depende de ti y no de los demás ni de cosas externas.

¿Qué es la gestión de emociones?

Son procesos psicológicos que te permiten tener un mejor manejo de tus emociones y no reaccionar de forma impulsiva ante diversas situaciones. OJO, no se trata de no permitirte estar enojada o de que controles todo lo que sientes, sino de saber canalizar esas emociones, de forma que no sean destructivas para ti o las demás.

Cuando aprendes gestión de emociones, puedes…

  • Evitar conflictos innecesarios: El objetivo es lograr ver el panorama completo y no dejarse llevar por querer tener la razón, abordando las situaciones tensas de una manera constructiva.
  • Comunicarte de manera asertiva: Poder expresar cómo te sientes y lo que piensas, evita conflictos y malentendidos, además de que tus relaciones personales se vuelven más fuertes y honestas. 
  • Autoconocerte: Lo logras al identificar tus emociones y las sensaciones que surgen en tu cuerpo antes, durante y después de la emoción. Esto puede ayudarte a intervenir antes de que se desborde la emoción que sientes. Conoces la gran variedad de sensaciones que puedes tener. Además de aprender lo que te gusta y lo que no.
  • Lograr tus metas a largo plazo: un gran rival del logro de metas a largo plazo son las emociones que te llevan a actuar de forma impulsiva, evitando que crezcas en tus proyectos por dejarte llevar por el deseo, la tristeza, melancolía, etc. Aprender gestión de emociones te ayudará a darle prioridad a motivaciones que te enfoquen en lo que quieres lograr.
  • Aprender de los errores: Aprender de tus emociones implica aceptar que eres imperfecta como todas las personas, por lo que este proceso te enseña a manejarte con empatía hacia los demás y hacia ti misma, analizando y pensando que puedes hacer mejor para la próxima vez.

Antes de continuar, quiero recalcar que las emociones no son las malas, ellas se encargan de avisar y preparar a tu cuerpo para lo que está pasando alrededor, por eso es que en ocasiones surgen rápidamente y con alta intensidad, pero si te conoces en ellas, puedes actuar a tiempo para que se expresen en tu beneficio y sin dañar a los demás.

Si te interesa aprender a desarrollar estas habilidades, sigue leyendo

Técnicas para desarrollar tu gestión de emociones

  1. Tiempo fuera: Esta técnica es para la gestión de emociones fuertes que pueden hacerte explotar, como la ira y la tristeza durante un conflicto. Consiste en 3 pasos:

  • El primero para la gestión de emociones es que pongas atención hasta identificar las sensaciones que surgen cuando empieza una emoción fuerte.
  • El segundo paso es parar el conflicto, diciendo “tiempo fuera” (debes hablar esta técnica antes con las personas con las que sueles tener conflictos, así sabrán lo que pasará cuando dices tiempo fuera) retirarse del lugar y alejarse.  Informa que te vas a retirar y que lo harás para calmarte y darle su espacio a la otra persona.
    Puedes irte a un parque, a caminar por la calle, pero no puedes ir a tomar alcohol o sustancias psicoactivas. Este tiempo es para que baje la intensidad de tu emoción y que no haya provocaciones que te vuelvan a desequilibrar.
  • El tercer paso es regresar cuando estés tranquila para que puedas hablar las cosas con la o las personas involucradas, sin alterarte y de forma asertiva.

  1. Escucha activa: Lo que pretendo que practiques con esta herramienta es la escucha hacia las personas con las que tienes algún tipo de conflicto, te sorprenderá que cuando guardas silencio y las escuchas logras ponerte en su lugar con mayor facilidad y entender que es lo que piden. El objetivo es desarrollar tu empatía y que logres resolver conflictos rápida y eficazmente. 

  1. Visualizaciones diarias: Esta técnica te ayudará a no dejarte llevar por los impulsos que te impiden ser perseverante o disciplinada. Te hará tener presente lo que quieres lograr, con el fin de que no se vea quebrantado fácilmente por distracciones que surgen en la vida cotidiana. Dedica un tiempo al día para verte y sentirte cumpliendo tus metas, también incluye la persona que quieres ser, sus habilidades, el cómo se siente, etc. 

  1. Expresa lo que sientes: No es necesario que lo hables con alguien más, puedes dibujar, pintar, escuchar música, ver una película, escribir, etc. El punto es que permitas que esa emoción salga libremente y no retenerla, hazlo sin juicios y con paciencia. 

  1. Respiración: La respiración larga y profunda te trae de regreso al presente y estabiliza tu ritmo cardiaco. Lo que ayudará a que te tranquilices y puedas pensar mejor las cosas antes de decirlas.

Espero que estas herramientas te ayuden a resolver los conflictos que te están robando la paz y te vuelvas cada vez más responsable y consciente de cómo llevas tu propia vida.

Te mando besos

– Nan

Si quieres saber más sobre gestión emocional, te recomiendo este dejo este libro:

Inteligencia Emocional de Arrabal, E.Editorial Elearning S.L.