¿Qué es la resiliencia? 5 tips para fortalecerla

¿Qué es la resiliencia? 5 tips para fortalecerla

Cuando escuchamos historias de gente que se supera después de situaciones difíciles o traumáticas como una enfermedad complicada, perder un trabajo o un ser querido, pensamos en su resiliciencia. Muchos solemos pensar, ¿de donde saco la fuerza para salir adelante?

Estamos frente a grandes ejemplos de RESILIENCIA. En este post quiero platicarte sobre esta capacidad que todas y todos podemos desarrollar y cómo se hace.

¿Qué es la resiliencia?

Quiero comenzar con un significado que se me quedó desde la primera vez que lo leí. Resiliencia significa “rebotar” de una experiencia difícil, como si uno fuera una bola o un resorte. Según la APA (American Psychological Association) esta es la capacidad que tiene una persona para adaptarse a situaciones que cambian dramáticamente su vida y la hacen pasar por un nivel bastante alto de tensión.

No estoy hablando de que una persona resiliente no sienta angustia o la pase mal en algunos momentos, de hecho, es muy común que la gente que ha tenido que superar traumas y situaciones difíciles sienta tristeza y un dolor emocional a menudo.

Como dije unas líneas antes, la resiliencia no es una capacidad que solo puedan desarrollar unos cuantos, todas y todos la tenemos. Piensa en estos dos años que pasaron en los que estuvimos en pandemia, seguro tuviste que superar situaciones muy complicadas, pero te has adaptado y aquí estas. 

Ya eres una persona resiliente, solo ten en cuenta que esta capacidad implica conductas, pensamientos y acciones. ¿Te interesa fortalecerla?

Cómo fortalecer tu resiliencia

  1. Construye relaciones de cariño

Establecer relaciones de apoyo, ayuda y amor puede dar paso a la resiliencia y también fortalecerla. Asegúrate de estar rodeada de personas que te escuchan, te quieren y confían en ti, tanto como tú puedes confiar en ellas.

No importa si son o no de tu familia. Si actualmente no te sientes cómoda con el círculo que te rodea, date una oportunidad conociendo a gente en comunidades que hagan lo que a ti te gusta, puedes meterte a un taller y conocer a personas que disfruten algo que tú también disfrutas, como hacer cerámica, bailar, pintar, etc.

  1. Aceptar que lo único que es estable en esta vida es el cambio

Todo pasará en algún momento, nada permanece igual por mucho tiempo. 

Si tienes esto en mente y lo repites cada que te encuentres frente a una situación que no puedes cambiar, puedes enfocarte y dirigir tus esfuerzos hacia las cosas en las que sí puedes influir y dejar de lado las que solo te alteran por no ser como tú lo esperabas.

  1. Toma decisiones

Aunque estés bajo mucha tensión, es mejor actuar que ignorar los problemas y hacer como si nada pasara pensando que van a desaparecer. Confía en que la decisión que tomes en ese momento será la correcta. Todas actuamos lo mejor que podemos con los recursos que tenemos en esos momentos, ya sean intelectuales, emocionales, físicos etc. Confía en el proceso y lo que tienes por aprender.

  1. Cultiva tu autoestima y confianza

Este punto va de la mano con el punto anterior, te dejo algunos ejercicios prácticos por si consideras que tienes que empezar a trabajarlos:

  • Colócate frente a un espejo y repite “me acepto y me apruebo”. Reflexiona acerca de lo que quiere decir este mantra. repitelo todo el día, aunque no sea frente al espejo, al menos 200 veces, te aseguro que los resultados son sorprendentes. 
  • Cuando termine tu día contesta estas preguntas

¿Qué pequeña cosa he hecho hoy de la que me siento satisfecha?

¿Qué pequeña cosa ha hecho hoy alguien conmigo o por mí, de la que estoy agradecida? ¿Y qué podría hacer para que sea más probable que se repita?

¿Qué otra pequeña cosa he hecho hoy de la que estoy satisfecho?

  • Haz algo que te guste

Cultiva aquello que te hace feliz, un hobbie o algo nuevo que quieras intentar.

  1. Sé tolerante y flexible contigo misma

Permítete experimentar todo tipo de emociones, sólo así podrás irte conociendo y saber cuando tienes que actuar para gestionarlas y seguir avanzando. 

Espero que estos puntos te ayuden a iniciar en tu camino de la resiliencia. No lo olvides, ya tienes esta capacidad, solo hay que fortalecerla.